Mi Hijo No Quiere Comer Vegetales

Oct 12, 2009 at 12:08 am |
By

By: Jeannette Torres-Alvarez, MS MHC

El otro día salí con mi esposo a almorzar y al lado de nuestra mesa estaban tres niños, entre las edades de ocho a doce anos, almorzando con sus padres. Me pareció muy curioso ver a la madre tratando de que uno de los niños comiera tomate mientras decía “ustedes comían de todo cuando pequeños… yo no se que les paso.” Me pareció ver y escuchar a mi madre en mis años de adolescencia cuando también nos pedía que nos comiéramos los vegetales.

Es gracioso el saber que ahora que soy madre es cuando puedo entenderlo completamente. Cuando mi hija entro en la etapa de tener mas variedad en su menú (no solo leche) me di cuenta que no me aceptaba las comiditas procesadas… si esos mismos potecitos que te sacan de apuro especialmente cuando estas en la calle. Ella solo quería comer las comidas que yo hacia en casa. Recuerdo hacerle diferente tipos de “sopas,” como por ejemplo: sopa de fideos con pollo, sopa de lentejas con carne, sopa de vegetales, entre otras sopas. Las sopas las procesaba en la licuadora, quedaban deliciosas, sabían espectacular y mi hija se las devoraba todas.

En ese momento me sentía en control y muy orgullosa de saber que mi hija comía muy bien, comía saludable, y comía una variedad de vegetales impresionante. Especialmente al ver que hasta ese vegetal que no le encantaba (como la zanahoria) se lo comía con gusto cuando estaba mezclado con otros vegetales y sabores. 

El problema comenzó cuando empezó a comer sólidos… rechazándome por completo las sopas procesadas en la licuadora. Fue en ese momento cuando comenzó a separar en su plato las cosas que no quería comer. No lo podía creer, ni entender… todo lo que le servia en el plato eran comidas que ya había probado, sabores que ya conocía; la única diferencia era que no estaban licuados. Sin darme cuenta, mi hija dejo de comer zanahorias, brócoli, lentejas… solo quería comer arroz y pollo. Y debo admitir que uno cansado después de un largo día de trabajo, y sin tener mucho tiempo para compartir con mi hija, lo menos que quería era pelear con ella a la hora de comer.

Fue en ese momento cuando me dije a mi misma “ella comía de todo cuando era pequeña, yo no se que paso.” Recuerdo sentarme con mi esposo y hablar sobre esto. Estaba muy preocupada porque sabía que si no tomaba ninguna acción ahora, mi hija (esa pequeña niña que a todos sorprendía porque comía de todo) iba a crecer comiendo siempre lo mismo y hasta con dificultad de probar cosas nuevas.

Dicen que para que realmente podamos decir que un alimento no nos gusta, debemos probarlo de diferentes maneras por lo menos siete veces. Esto fue lo que me hizo sentir que todavía la guerra no estaba perdida y que le podía enseñar a comer de todo, de la misma manera que le había enseñado antes.

Es importante reconocer que una buena actitud y creatividad es la combinación perfecta cuando queremos cambiar comportamientos en nuestros hijos. Sabia que no iba a lograr mucho si me ponía a pelear o a obligar a mi hija a comerse los vegetales… ya la podía ver cerrando su boquita y moviendo su cabeza diciendo NO. ¡Fue así cuando le di camino a mi creatividad absoluta!

Aquí les presento algunos consejitos que me ayudaron a que mi hija comiera vegetales nuevamente…

· Paciencia. Cuando tenemos niños, la paciencia tiene que convertirse en nuestra mejor amiga… y en muchas ocasiones hasta en una hermana. Dale una cucharada o un pedazo del vegetal, no te muestres molesta si vez que el niño no quiere más después de probarlo.

· Tiempo de servir. Prepara un plato de ensalada de vegetales crudos o hervidos y sírvelo antes del plato principal. Este es el momento cuando el niño tiene más hambre.

· Distracción – Uso del aderezo. Descubre un aderezo de ensalada o salsa de queso que le guste a tu niño y ofrécelo con vegetales. De esta manera se enfocara en el sabor que le gusta y menos en el vegetal.

· Sabotaje. Separe las meriendas (snacks) preferidas de tu niño y hágalas disponibles en un tiempo especifico, por ejemplo los fines de semana. De esta manera el niño se acostumbrara a que durante la semana solo hay meriendas nutritivas.

· Camuflaje. Esconda los vegetales entre otros alimentos, especialmente con esos que hacen que su sabor se enriquezca. Por ejemplo, incluya lechuga y tomate en el sándwich de jamón y queso.

· Modelo a seguir. Los niños imitan todo lo que uno hace… tanto lo bueno como lo malo. Saquémosle provecho a eso. Comamos vegetales siempre que podamos y expliquemos porque es importante comer saludable, como por ejemplo: “Esta zanahoria sabe deliciosa y además hace que sea fuerte y saludable.”

Y recuerde, no hay mejor persona que conozca tanto a tu hijo como tu… ¡se creativo! 

Jeannette Torres-Álvarez, MS MHC vivió en Miami por diez años donde obtuvo su grado de bachillerato en Psicología y su grado de maestría en Consejería Para la Salud Mental. En Miami, Jinny, como todos la llaman, era experta en el desarrollo de los niños y salud mental, invitada regularmente al programa de televisión “Despierta América”; y en Puerto Rico, conducía “Generaciones,” un segmento semanal en las noticias de la mañana, dirigido a la comunidad de adolescentes y sus padres. En adición a su experiencia en el campo de la Salud Mental, Jinny también ha trabajado por más de ocho años en el campo de la Educación Temprana, asegurando que los niños tienen las herramientas necesarias para alcanzar su potencial máximo durante estos años tan importantes en el desarrollo de un ser humano. En diciembre del 2007, Jinny, su esposo y su hija preciosa Andrea Paola se mudaron para el estado de Los Ángeles para seguir sus retos y aventuras mas recientes de escribir un libro de ayuda personal y también de ser la editora de la página electrónica Hot Moms Club En Español.

Para comunicarse con Jinny, por favor utilice su correo electrónico jinny@hotmomsclub.com

By: Jeannette Torres-Alvarez, MS MHC El otro día salí con mi esposo a almorzar y al lado de nuestra mesa estaban tres niños, entre las edades de ocho a doce anos, almorzando con sus padres. Me pareció muy curioso ver a la madre tratando de que uno de los niños comiera tomate mientras decía “ustedes […]